perfil

20 de mayo de 2012

Menos finanzas para un mundo de más bienestar

Hace un par de semanas fui invitado a participar, por la Fundación Euroamérica y el BBVA,  a una mesa redonda sobre “el rol del sistema financiero en el cambio positivo y sostenible de la sociedad, en el marco de la “VI Conferencia Internacional de ABC sobre Europa y América” que se desarrolló en Madrid.  Compartía panel con representantes del BID, la CAF y el propio BBVA  que hablarían del vínculo entre la expansión de los servicios financieros con el crecimiento en países en los que hay problemas de cobertura (baja relación  crédito/PIB) y de acceso (bajo número de personas y empresas con cuentas bancarias por problemas de acceso de PYMES y sectores de más bajos ingresos), vgr. América Latina. Por esto decidí centrar mi exposición en la otra cara de la moneda: los problemas derivados de sistemas financieros sobreexpandidos, fenómeno que se verifica en la otra parte del mundo, los países desarrollados. Problemas de insuficiencia, por un lado, y problemas de exceso, por el otro.

El punto que hice es que en los países desarrollados el sistema financiero creció demasiado o hasta superar niveles que lo transforman en subóptimo. Se ha comprobado que esta sobreexpansión tiende a exacerbar los problemas de asimetría de información, de riesgo moral  y de comportamiento de caza de beneficios que conduce a toma de riesgo excesivos y sobreapalancamiento del sistema. Por este motivo, la asignación de recursos se vuelve ineficiente y, además, termina generando problemas de estabilidad sistémica y daños económicos inmensos. Claros ejemplos de esto fueron las subprime en USA y la burbuja inmobiliaria española, ambas alimentadas por el crecimiento desmedido de préstamos.

En un artículo del 2010, el ex director del BCE, Bini Smaghi, da cuenta de este fenómeno y muestra indicadores contundentes que debieron haber alertado sobre el crecimiento desmedido del sistema financiero. Así, mientras la tendencia de crecimiento gradual de los beneficios -ROE (retorno sobre equity)- y salarios, en las décadas anteriores, podía explicarse como el reflejo del natural incremento de la productividad, nunca podía ser el caso del drástico incremento de estos que se observó en los años inmediatamente previos a la crisis. En la UE, el ROE de este sector se incrementó de 7% en el ’94 a más del 19% en 2006, duplicándose en sólo 5 años (2002/06). En tanto en USA, el ROE para los bancos creció de un promedio de 9% en los ’80 hasta un promedio del 14% a principios de los ’90. En materia de salarios en USA, si bien en el promedio del sistema financiero fue más alto que la media de los salarios no agrícolas durante el siglo XX, solo lo superó en más del 30% en 2 ocasiones: antes de la Gran Depresión y durante los 2000. Este proceso fue especialmente visible en el sector de “banca a la sombra” que registró beneficios records, pagando salarios records. Y los salarios relativamente más altos en el sistema financiero pueden conducir a más bajas tasas de crecimiento económico de largo plazo por el desplazamiento de talentos de los sectores productivos de la economía.

Por otro lado, en 2007, los pasivos de Barclays excedían el PIB de UK, los del Deutsche Bank representaban el 80% del PIB alemán y Fortis varias veces el PIB de Bélgica. Como dice Bini Smaghi: no son “demasiado grandes para caer”, son “demasiado grandes para existir”.

En mi interpretación hay tres elementos interrelacionados que explican el fenómeno financiero: el período de desinflación que vivió el mundo desde mediados de los ´80 hasta la crisis (denominados por algunos de Gran Moderación), las innovaciones financieras (derivados, obligaciones con colateral de deuda o titulizaciones) y los desbalances globales en las cuentas corrientes. No hay espacio para detenerse a explicar cada uno de ellos, pero sí decir que sin la desinflación no hubiera habido la fenomenal expansión de la liquidez y sin las innovaciones financieras no hubiera sido posible financiar los desbalances globales. La desinflación hizo que todos los precios de los activos (acciones, bonos, bienes inmuebles, etc.) crecieran más rápido que el ingreso que potencialmente podían generar. La gente de los países desarrollados se volvió más rica por el incremento del valor de sus activos y esa riqueza crecía más rápido que el PIB, los beneficios empresariales o los ingresos. Así los activos financieros en proporción del PIB en los países del G7 pasaron de representar el 150% del PIB en los ’80, a 200% en los ’90, 350% en el 2000 y 450% en 2006.

El sistema financiero resolvió, a través de los productos securitizados, el problema que planteaba el hecho de que el dentista alemán le conceda un crédito hipotecario a un prestatario de alto riesgo de la Florida. Este vehículo financiero permitió reciclar el excedente de los países superavitarios a los deficitarios, de los ahorradores a los consumidores, alimentando el mercado inmobiliario y permitiendo la ficción del acceso a la vivienda de los más pobres. Cuando miramos la forma que muestra la liquidez a nivel mundial, partiendo de lo más básico, nos encontramos con una pirámide invertida en la que se observa el peso irracional de las innovaciones financieras: el Dinero de alto poder representaba el 1% de la liquidez/ 8% del PIB mundial, el Dinero amplio (M3) el 9% de la liquidez/115% PIB mundial, la deuda securitizada el 10% de la liquidez/129% PIB mundial y los derivados el 80% de la liquidez/ 1012% PIB mundial.

A pesar de que esta situación fue la que generó la peor crisis económica mundial desde los ’30, ni en el marco del G20 ni de ningún foro global se plantearon medidas destinadas a atacar directamente el problema del sobredimensionamiento del sistema financiero. Es necesario reducir el tamaño de las finanzas a nivel mundial, en particular de “la banca a la sombra”, respecto a la generación de riqueza para mejorar el bienestar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s